Caminando por las calles del barrio St Kilda en Melbourne me encontré hace poco con una tienda algo llamativa, no sólo porque era la única abierta en las horas de la noche, fuera de los restaurantes y bares cercanos, sino por la forma en que se promocionaba “All vending store” also así como la primera tienda de máquinas vending. Desde afuera creí que se tratada de una empresa que comercializaba dichas máquinas pero era raro que estuviera abierta una noche entre semana.

 

Con un poco de curiosidad decidí entrar y me percate que la tienda estaba sola y que lo que parecía una tienda que comercializaba vending Machines no lo era. En realidad se trataba de una tienda de conveniencia sin personal y que utilizaba las vending machine cómo proveedores de productos. Algo que me pareció cómo salido de las películas de ficción, pues era un local con alrededor 16 vending machine que formaban una U donde se comercializaba desde productos de aseo, pasadon por productos impulsivos cómo chocolates , gaseosas, agua, medicinas, perfumes y hasta repuestos de celulares.

 

Luego de verla por un momento decidí analizar los precios. Casi todos los productos tenían un valor inferior al del mercado tradicional y esto es lógico ya que no tienen costos de recurso humano. Para darles una idea de lo que digo, una lata tradicional de Coca-cola vale 1 dólar.

 

Algunos otros atributos positivos de esta propuesta son:

 

  • Servicio 24 horas
  • Pago con tarjeta o efectivo
  • Puesto de comunicación con el área de soporte del producto con el que tengas inconvenientes

 

Este tipo de tienda ha tenido una aceptación indudable pues la marca xxx ya tiene plan de expansión por toda Australia.

 

Les comparto algunas imágenes de esta tienda y en nuestra cuenta de Instagram pueden ver un vídeo de esta experiencia de marca.