La propuesta de valor es la encargada de convertir una materia prima con precio promedio, en una marca costosa y apetecida. Las organizaciones exitosas son preferidas y consumidas en la medida que entregar beneficios altamente apetecidos por el mercado objetivo. Uno de los problemas que tienen las marcas a la hora de competir en el mercado es: comunicar su propuesta de valor de manera efectiva.

Para comunicar de manera efectiva la propuesta de valor las empresas se valen de muchos recursos, como: símiles, storytelling, famosos, humor y demás artimañas. Por lo general solo tienen éxito las que son relevantes y fáciles de entender. Relevantes, en el sentido de que conecten con la persona, y fáciles, en el sentido de ser campañas comprensibles por cualquiera con poca atención.

A continuación, un gran ejemplo de cómo Samsung transmite su propuesta de valor “pantalla de altísima calidad” apalancándose en el arte. Muy buena jugada publicitaria de esta marca.