Pasar de transacciones a experiencias, es uno de los retos de hoy del gerente de marca. A continuación, les compartimos un paso a paso que puede dar algunas luces para alcanzar esta gran meta y cumplir la promesa de la marca:

 

  1. Definir la promesa de marca en máximo cinco palabras claves (Por ejemplo: esta marca es lujosa, cumplida, confiable, innovadora y exclusiva).
  2. Definir, en su organización, qué se entiende por cada una de esas palabras (Por ejemplo: ¿Qué quiere decir que esta marca es lujosa?).
  3. Evaluar cada una de esas palabras al interior de la organización (Por ejemplo: ¿Son nuestros puestos de trabajo lujosos? ¿Es la presentación personal, de los colaboradores que están en el front, lujosa? ¿Las imágenes de las redes sociales inspiran lujo?)
  4. Evaluar cada una de las palabras claves de la promesa de la marca de cara al consumidor (Por ejemplo: ¿Qué tan lujosa percibe la marca el consumidor?)
  5. Las palabras claves que no fueron bien evaluadas en los puntos 4 y 5, ¿cómo se pueden mejorar?

 

Muchos éxitos y adelante