Milo no es tan saludable como dice

Milo no es bueno para la salud. Esta es la conclusión a la que llegaron en Australia al estudiar las propiedades de dicho producto. La organización Choice, que se dedica de manera independiente a vigilar los derechos de los consumidores, inició una campaña a finales del 2016 para desmentir el ranking de salubridad que poseía Milo.

Gran parte de los productos alimenticios en Australia debe cumplir con una calificación de salubridad que va de 0 a 5, siendo cero el valor más bajo y cinco el más alto. Por ejemplo, un croissant listo para comer tiene una calificación de 1 y el agua natural tiene 5. Cada marca es libre de elegir la calificación pero organizaciones como Choice se dedican a validar dicha información.

Milo desde hace varios años se había autocalificado con 4.5. Comparado con el agua que está calificada con 5 da una sensación de ser beneficioso para el consumo pero en el 2016 Choice pudo desmentir esto. Según la investigación, Milo se otorgaba un 4.5 basado en un consumo de 3 cucharadas pequeñas de su producto en un vaso de leche descremada, pero esto no se asemeja a la realidad Australiana donde más del 55% de la población utiliza más cantidad de Milo de lo sugerido por la marca y adicionalmente la consume con leche entera.

Como resultado, hace un par de semanas Milo debió bajar su calificación a 1.5 y esperar los estudios de un ente público para re calcular su verdadero valor nutricional de acuerdo con los verdaderos hábitos de consumo de los australianos. Seguro las personas que valoran estos aspectos nutricionales de los alimentos buscarán nuevas opciones más saludables; otros muy seguramente se mantendrán fiel a la marca dado el fuerte posicionamiento que ha tenido Milo por muchos años y otro tanto no lo harán posiblemente por su preferencia al inigualable sabor de Milo. Esperemos a ver que pasara con esta fuerte acusación en contra de la poderosa marca Milo.

By |2018-03-13T11:17:00+00:00marzo 13th, 2018|0 Comments

Deja un comentario